INTERIOR La Rioja: Paraíso escondido: Villa Casana

La Rioja: Paraíso escondido: Villa Casana

222
Compartir

16/02/2013|07:45

Ubicado a 50 kilómetros al norte de la cabecera del departamento Rosario Vera Peñaloza, se encuentra emplazado sobre la sierra La Quebrada del Vallecito • EL INDEPENDIENTE le muestra un paraje con pocos habitantes, pero con una inigualable belleza digno de visitar en estas vacaciones.
En estas vacaciones una de las opciones es conocer las bellezas ocultas de la provincia que en sus montañas y llanos esconde inigualables paraísos conocidos por pocos. Uno de estos sitios es la Quebrada del Vallecito, que con un encanto particular guarda tradiciones de la zona y muestra en un verde paisaje las sierras chepeñas con su gente.

Desde la ciudad de Chepes, el visitante tendrá que recorrer 50 kilómetros, hacia el norte, por camino de tierra bastante bien mantenido hasta Villa Casana. La localidad según los datos del último censo nacional, cuenta con 385 habitantes entre niños y adultos.

Una vez en Villa Casana, el pintoresco paisaje del lugar conformado por un conjunto de casas, una sala de primeros auxilios, una posta policial y la escuela. Un dato importantes es que allí se puede conseguir bebidas y las tradicionales empanadas riojanas hechas por doña Marisol.

Desde Villa Casana hasta Quebrada del Vallecito el camino zigzagueante surca grandes moles de piedras y atraviesa en sus 30 kilómetros el río Vallecito hasta llegar a la quebrada. En el lugar los principales protagonista son el río, la montaña y la escuela.

Estos elementos son los principales acompañantes en el camino, y a medida que este va trepando sobre la sierra, a la orilla del río se puede encontrar una tupida vegetación conformada por grandes árboles.

Además, distanciadas entre una y otra, se puede apreciar alguna casa, donde no pueden faltar los corrales con cabritos y cabras, que son usados para el consumo interno y la comercialización. También hay gallinas, patos y vacas.

Este lugar apto para el turismo alternativo permite desarrollar actividades como excursiones 4 x 4, caminatas, escalada, rapel y montañismo. Por su cercanía a la ciudad de Chepes, las excursiones se pueden desarrollar durante el día, en la zona no hay camping pero se puede acampar ya que cuenta con agua.

LA ESCUELA

Una bandera flamea en el patio de la escuela, ubicada en lo alto, abajo el río. A las 8.30 de la mañana, los niños llegan a tomar clases, son siete alumnos; algunos de ellos caminan hasta dos horas para asistir a la institución. El maestro Juan Zelaya y el director de la escuela Antonio Gómez los recibe.

En la escuela cuentan con un grupo electrógeno que funciona con combustible. También hay paneles solares pero se estropearon por falta de mantenimiento por lo que sólo pueden hacer funcionar una computadora una hora al día.

Los alumnos de diferentes edades comen en el establecimiento, es siempre uno de los maestros el que les cocina, cuenta Zelaya a EL INDEPENDIENTE, que los primeros días de la semana la comida es pollo o carnes frescas luego recurren a los enlatados por que en la escuela no cuentan con un freezer para conservar los alimentos.

LA ZONA

El Departamento Rosario Vera Peñaloza está compuesto por algo más de 30 localidades, entre las que figuran Desiderio Tello, Chelcos, Potrerillo de los Flores, Agua de la Piedra, Santa Cruz, Ñoqueves, La Laguna, El Barreal, Mascasín, El Cincuenta, Real del Cadillo, Chepes Viejo, La Calera, Villa Casana, La Aguada, Casas Viejas, Quebrada del Vallecito, Rodeo Grande, Agua de Aguirre, La Consulta, Valle Hermoso, Totoral, San Isidro, El Tala, Las Jarillas, San Antonio de las Toscas, El Divisadero, El Zampal, San José, Agua Blancas, El Cardón, Agua Tapada, La Callana y Alto Bayo, entre otros.

En una recorrida por el amplio territorio que comprende el Departamento encontramos con un mundo desconocidos para muchos. Allí se conservan intactos morteros, corrales y cercos de pircas, como lo muestran orgulloso en San Isidro el ingreso del cementerio y algunos corrales, así como la centenaria iglesia que cobijó innumerables recuerdos.

También se puede encontrar en algunos puestos del Sur del departamento, los antiguos carros que eran utilizados por los carreros para transportar la leña hasta la ciudad. En Desiderio Tello, se levanta imponente la edificación jesuítica de la iglesia cuyo patrono en San Jorge.

FUENTE: WEB EL INDEPENDIENTE.

Compartir